Formación

Siguiendo con la recopilación de los principios del entrenamiento deportivo, esta semana les presentamos dos muy importantes. Tienen que ver con la iniciación en un deporte y con la preparación específica de las competiciones. Los principios del entrenamiento nos permiten establecer unas pautas o un sistema de entrenamiento de forma que tenga una lógica que permita al deportista progresar de manera adecuada y segura.

 

2.- Principio de Multilateralidad.

O Principio de la Generalidad, nos indica que el entrenamiento debe buscar el desarrollo armónico de todas las cualidades para una vez asentadas las bases, hacer hincapié en una o varias cualidades propias de la especialidad.

Se ha demostrado que todas las cualidades se mejoran más gracias al entrenamiento genérico. Es mucho más fácil acometer un trabajo cuando el deportista posee un bagaje de experiencias motrices básicas, ya que se encuentra en una mejor disposición para afrontar el entrenamiento específico. Se puede decir que un entrenamiento general garantiza el entrenamiento propio de la especialidad.

Se consigue un desarrollo armónico del organismo del deportista, en todos los aspectos, imperando la importancia en unos más que en otros. Se trabaja todo (integral), haciendo énfasis en unos aspectos.” (J.M. García Manso)

                Una carga deberá tener una mayor orientación de tipo genérico y más eficaces serán sus efectos cuanto:

- más joven es el deportista. Ya que asimila esas experiencias motrices mucho más rápido.

- menor su capacidad de rendimiento. Pues al aplicar cargas correctamente, el aumento de rendimiento deportivo está garantizado.

- más pronto a las fases de preparación de la fase inicial se aplique. Para crear una base motriz correcta.

Existen dos formas de trabajo (cuadro_30):

-General. Su objetivo se aplica a deportistas en fase de formación, es decir, iniciación al deporte o a la planificación deportiva. Conlleva una formación integral del atleta, trabajando las capacidades motrices en su conjunto y con variedad; se tiende a formar una estructura sólida a partir de la cual se va a pulir la especificidad del deporte escogido

Además de una formación polideportiva que no es más que la utilización de diferentes disciplinas para que el deportista garantice su forma integral (se puede realizar a través de bloque de deporte que tengan transferencia). Ésta le genera al deportista la asimilación de una serie de estímulos diferentes entre sí por la especificidad de cada deporte. Sin embargo, es un error formar a un deportista en formación con varios deportes a la vez; en cualquier caso, en deportes que sean similares en aspectos coordinativos y situacionales.

-Específico. Su objetivo se centra en deportistas ya formados, los cuáles deben mejorar las especificidades del deporte y de las propias de su posición o actividad en cuestión. Es principal tener una formación práctica de base, creando una iniciación; y después centrarse en una formación específica, creando progresiones y variabilidades a diferentes situaciones.

En resumen, la formación específica es la única válida en deportistas ya formados. La forma polideportiva sólo se aplicaría relacionándola con deportes con aspectos coordinativos y condiciones muy parecidas. Para deportistas ya formados se podía usar una formación polideportiva específica a principios de temporada y con deportes similares.

3.- Principio de Especificidad.

                Una vez que se han sentado las bases del entrenamiento general o multilateral, se debe desarrollar las condiciones específicas de acuerdo a las características particulares de cada deporte (condición indispensable).

El principio de la especificidad se basa en el hecho biológico de las modificaciones funcionales y morfológicas de aquellos órganos, sistemas que tienen que aportar la parte principal del esfuerzo (se ven afectados por el esfuerzo). Para un deportista formado, se entra a trabajar en el desarrollo específico del mismo.

 

Este principio dice que debemos entrenar las cualidades físicas en las condiciones concretas que nos demanda la competición. Es decir, hay que entrenar lo que se va a competir, o lo más semejante posible. Las cargas específicas son las que le llevarán al máximo rendimiento. Es elPrincipio fundamental por excelencia del deporte moderno.

 

El entrenamiento de trabajo específico debe ser empleado desde edades tempranas. La edad y el tipo de deporte van en función del tipo de trabajo. No se debería dar un exceso de importancia a los aspectos genéricos condicionales (modelo Matveyev, por ejemplo en la pretemporada de un equipo de baloncesto, hacer muchos ejercicios sin incorporar el balón). Conforme el sujeto va mejorando en sus capacidades este principio va adquiriendo más importancia. Ejemplos:

 

+ General: Leg extension —————————- Salto longitud

 

+ Específico: cinco pasos con batida lastrado —- Salto longitud

 

Todo proceso de formación tiene que trabajarse de forma específica, relacionado con el gesto deportivo. Esto quiere decir que se empezará desde edades muy tempranas con automatismos propios del deporte.

 

Especificidad contextual

 

A parte de la especificidad de las propias tareas del entrenamiento, también existen otros factores externos que determinan cuán específico es un entrenamiento, por ejemplo entrenar según sea el firme de la prueba, es decir, para una carrera donde el firme sea con mucha piedra volcánica, habrá que realizar entrenamientos específicos de propiocepción para tobillos y rodillas, y preparar las articulaciones ante esos esfuerzos de torsión.

 

Especificidad metabólica

 

La especificidad metabólica es la utilizada por los sistemas energéticos utilizados. Por ejemplo, un corredor de ultramaratones, el cuál demanda un porcentaje de VO2máx determinado, no tiene, necesariamente, que entrenar siempre con carrera. Puede realizar entrenamientos con la especificidad metabólica pero con sesiones de bicicleta, elíptica, natación, etc. Siempre a la intensidad que haya definido el entrenador.

 

Especificidad biomecánica

 

Relacionada al tipo de movimiento específico del ejercicio sobre los sistemas músculo-esquelético y nervioso. Tiene que ver con el Gesto o patrón de movimiento; ya q se consigue una mejoría exponencial cuando somos capaces de asemejar los movimientos determinados de una ejecucución con los grupos musculares implicados.

 

 “El entrenamiento es 90% arte y 10% ciencia. Ahora bien, no hay que limpiarse el culo con ese 10%.” P. J. Benito

 

Accordion Menu