Formación

Hoy en día se escuchan muchas palabras “raras” relacionadas con las sesiones de entrenamiento para corredores: pliometría, propiocepción, disociación, corrección e higiene postural…En esta entrada estaremos centrados en la propiocepción, sin menospreciar otros aspectos claves en la preparación física de un deportista. Ésta no es más que la capacidad que tenemos de sentir la posición relativa de los segmentos coporales o en palabras sencillas, lo que tu cuerpo sabe que está haciendo, es decir, coordinación entre tu cerebro, el sistema nervioso y el aparato locomotor (musculoesquelético).La propiocepción es vital para casi cualquier actividad cotidiana: desde subir y bajar unas escaleras sin tropezarse hasta corregir el traspiés y evitar una caída en caso de que se produzca. En el deporte, la propiocepción juega un papel crucial, no solo para conseguir un buen rendimiento sino para evitar o al menos minimizar el riesgo de lesión o recaída.

 

Interviene en el desarrollo del esquema corporal y en las cadenas cinéticas del cuerpo, permite reacciones eficaces y respuestas automáticas, hace que la acción motora planificada esté en relación con el espacio. Como ejemplo, podremos atender a dos corredores de montaña: en la montaña el terreno es inestable (mucho) y necesitamos tener una conciencia de éste y el espacio, sin embargo, también es un terreno cambiante (piedras, ramas, barro,…) y nuestro cuerpo sufre incertidumbre al no saber cómo actuar, porque no sabe que se encontrará. Un corredor con una buena preparación propioceptiva, podrá superar esta incertidumbre ya que su estructura corporal está preparada sin embargo el corredor que no haya entrenado esto podrá sufrir lesiones, en el peor de los casos, o perder tiempo, en el mejor.

¿Cómo entrenamos la propiocepción?

El trabajo propioceptivo no es más que la preparación neuromuscular de nuestro cuerpo ante desequilibrios o fuerzas de torsión en articulaciones. En este caso, el trabajo propioceptivo de un futbolista, será totalmente diferente al de un triatleta. Hoy nos centramos en corredores. Las mejoras del rendimiento deportivo se deben a cuatro niveles: 

1.- CONTROL DEL EQUILIBRIO. La intervención de una cadena cinética muscular con una interconexión mejorada hará que respondamos mucho mejor ante una inestabilidad en el terreno.

2.- COORDINACIÓN DE AMBOS LADOS DEL CUERPO (SEGMENTARIA).

Pudiendo solventar situaciones de desequilibrio ayudándonos de movimientos complejos.

3.- MANTENIMIENTO DEL NIVEL DE ALERTA DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL. Utilizando los receptores nerviosos (sobre todo los de la planta del pie) para reestructurar o reeducar una posición en carrera, recibiendo información más precisa y antes procesada..

- INFLUENCIA EN EL DESARROLLO EMOCIONAL Y DEL COMPORTAMIENTO.

La motivación juega un papel importante, ya que la confianza que nos genera el controlar un aspecto clave como los desequilibrios y la conciencia coporal hace que emocionalmente podamos estar mejores para afrontar una carrera.Los corredores, los cuáles tienen una manera de andar o correr que los distinguen del resto, deben planificarse sesiones de propiocepción o “específico” (como se suele llamar este tipo de entreno) donde puedan reproducir ciertos patrones generales de carrera, comunes entre si. Cuando un corredor se lesiona, sobre todo en articulaciones tan frágiles y expuestas como rodilla y tobillos, recibe una serie de daños a nivel receptivo de ésas áreas que se comunican con el cerebro; es por ello, que los receptores deben ser reeducados para que vuelvan a ·funcionar· apropiadamente ya que podrían enviar mensajes erróneos al cerebro. (El ejemplo más claro lo tenemos en nuestro amigo que se ha lesionado jugando al fútbol y que corre cojeando, pero que él no se da cuenta).

La importancia de propiocepción en las lesiones, no significa que no sea importante también para aquellos deportistas que se encuentran libre de ellas.Trabajos constantes en la propiocepción te ayudarán a mejorar tu técnica de carrera, hacerte un corredor más eficiente y colaborará en mantenerte lejos de las lesiones.

Accordion Menu